L - J: 09:00 - 20:00 | V: 9:00-18:00
info@mc4.es
91 441 7799

Actualidad

Centro de negocios en Madrid y domiciliación de sociedades

Delegar: una de las cuatro formas de trabajar. Delega con la oficina virtual

Hoy vamos hablar de las tareas importantes y de las únicas cuatro formas de afrontar el trabajo. ¿Sabía que una de ellas es delegando? Y que por menos dinero del que cree podrá contar con el servicio de oficina virtual de MC4 para delegar las tareas rutinarias de su empresa y trabajar en lo que realmente le importa a usted: su negocio. Porque no todas las tareas son iguales: algunas son más importantes que otras. Pero usted sólo dispone de una cantidad de tiempo y energía limitada para los quehaceres diarios. De todas las actividades que tiene que realizar, algunas no son importes, por lo tanto si realmente quiere centrarse en aprovechar su tiempo y su energía, tiene que centrase en terminar las tareas relevantes y luego podrá dedicarle tiempo y energía al resto.

Las tareas importantes son tareas fundamentales que conducen al resultado deseado. No todo a lo que usted se enfrenta tiene una importancia fundamental, es decir que no debe medir todas las tareas de la misma forma. Si se toma unos minutos para esclarecer cuáles son las tareas prioritarias, así le resultará más fácil terminarlas.

Confeccionar una lista de cosas pendientes y escribir todo lo que le gustaría hacer o todo lo que debe realizar puede resultarle muy útil para buscar nuevos proyectos y hacer cosas que nunca había soñado. En el trabajo, como en la vida personal, sólo existen cuatro formas de afrontar el trabajo porque en realidad sólo hay cuatro formas de afrontar el trabajo.

  1. Realizar la tarea, es decir acabarla. Es lo primero en que uno piensa. Cuando usted realiza su lista de quehaceres tal vez considere que es lo suficientemente responsable como para finiquitarla. Esto no exactamente cierto: terminarla es la opción más correcta para enfrentarse a las tareas más importantes que sólo usted hará bien. El resto tiene solución.
  2. Suprimir la tarea, es decir eliminarla. Esto resulta eficaz cuando la tarea no es substancial ni importante. Si algún punto de su lista ocupaciones no es significativo, elimínela sin inconvenientes. Si no vale la pena que lo haga, o no vale la pena hacerlo bien o hacerlo con rapidez…, no lo dude y liquídela.
  3. Asignarla a otra persona, es decir delégala. Resulta muy eficaz si otra persona puede llevarla cabo con un porcentaje de éxito muy alto. Para delegar, hay que confiar en el equipo que le rodea. Por ejemplo, el equipo de profesionales del centro de negocios MC4 puede ser su mejor aliado para atender sus visitas, contestar el teléfono… Podemos ayudarle a abarcar más tareas y terminarlas siempre en su nombre para que usted no esté desbordado.
  4. Posponer la tarea, es decir aplazarla. La mejor forma de complicarse la vida es intentar solucionar más proyectos de los que realmente puede abarcar. Es propio de personas eficaces posponer las tareas que no tienen una importancia crucial ni son urgentes. Dejar para más adelante las tareas que no son realmente importantes es una buena forma de centrar la atención y la energía en lo que realmente importa.

 

Escribe un comentario