Actualidad

Centro de negocios en Madrid y domiciliación de sociedades

3 cosas que los mánagers deberían hacer cada día

Alquilar una sala de reuniones en Madrid

“Enhorabuena, es usted el nuevo Project Manager de la empresa, aquí tiene sus tareas”, en este momento el nuevo mánager nos agradece el ascenso, pero tan solo unas semanas o unos meses más tardes viene la gran pregunta por su parte: “¿Cuándo se supone que debo hacer todo esto?”. La mayoría de los mánagers cumplen en contadas ocasiones lo que habían planificado para su día a día porque pasan gran parte de su jornada laboral resolviendo problemas inesperados y asegurándose de que sus grupos cumplan con su trabajo en los tiempos  estipulados, dentro del presupuesto marcado… El trabajo diario eclipsa siempre lo que es verdaderamente importante dentro de su trabajo: su trabajo como gerentes y líderes.

Así que lo que sucede es que relegan lo verdaderamente importante en su puesto porque llegan a la conclusión de que lo que liderar y gestionar al equipo es algo secundario que el CEO de la empresa se ha inventado para hacer su día laboral más largo. Por eso es necesario que todo mánager conozca “Los tres imperativos de liderazgo y gestión”, directrices difíciles de seguir en un principio pero sustanciales y fundamentales para que cualquier líder funcione eficazmente. ¿Por qué creemos esto? A continuación enumeramos las tres razones:

  • Generar confianza. El éxito del líder se basa en el fondo en su capacidad de influir a los demás y esto se consigue con la confianza. Un mánager no puede influir en su equipo si este no confía en él. Por eso resulta natural remarcar que todo mánager tiene que preocuparse por cultivar la confianza de todas las personas que trabajan con él. La confianza en un equipo de trabajo se consigue demostrando dos cualidades primordiales: competencia y carácter. La competencia no se refiere a que un mánager debe ser un experto en todos los campos, significa que tiene que poseer los conocimientos lo suficientemente buenos como para tomar las decisiones más correctas y sólidas al respecto. Mientras que el carácter implica que las decisiones que se toman están cimentadas en fundamentos sólidos. Ahora bien, ambas características exigen humildad, la humildad de preguntar a los verdaderos expertos del equipo que dominan toda la información y el conocimiento. Una vez consultado, el equipo sólo creerá en su carácter y competitividad si las decisiones que toma van en beneficio del equipo o del cliente, y no en su beneficio propio.
  • Construir un equipo y gestionarlo. Un equipo funciona cuando le une un objetivo común. En un verdadero equipo, los lazos entre sus componentes son tan fuertes que realmente creen que van a triunfar o fracasar juntos porque los logros o fallos forman parte del equipo y no de los individuos. Por este motivo un buen mánager nunca dirá “Haz este trabajo porque lo digo yo que soy el jefe”, un buen mánager utilizará un enfoque mucho más potente como: “Creo que realizar esta tarea es positivo para el bien común del equipo, ¿no crees?”. El líder inteligente construye y utiliza construye los lazos que construyen la identidad del equipo.
  • Creación de una red de contactos. Todo equipo necesita apoyo y colaboración de personas de otros grupos, por eso el buen mánager tiene la capacidad de construir de manera proactiva una red de contactos. Todo buen mánager cree en el poder del networking.

Llegados a este punto, todo mánager se pregunta: ¿cómo se supone que voy a cubrir con estos imperativos?, ¿cuándo se supone que voy a construir la confianza, construir un equipo, y crear una red de contactos?, ¿cómo lo hago con todo lo demás que tengo que hacer?”.

Aquí es donde entran en funcionamiento “Los tres imperativos” y todo lo que implican estas ocupaciones, que no son para poner una lista de tareas pendientes. Sin embargo, los mánagers eficaces, son gestores fuertes que a través del trabajo diario: definen, asignan, estructurar, hablan, revisan y en general orientan a su equipo para conseguir los objetivos marcados.

¿Cómo cultivar las cualidades de un gran mánager?

  • Un buen mánager construye confianza en su trabajo diario cuando tiene la oportunidad para demostrar su capacidad, haciendo preguntas con conocimiento y sentido, además de ofrecer soluciones y sugerencias interesantes a la situación. Asimismo, expresa su preocupación por las personas de su equipo.
  • Construyen un equipo aprovechando las crisis y los problemas para recordar al equipo lo que les une.
  • Construyen una red de contactosofreciendo oportunidades a través de las rutinas diarias, preguntan a en una reunión de managers de quipos, en una conversación de ascensor…  Un buen manager es consciente de la necesidad de establecer un buen networking para poder solucionar cualquier problema que pueda surgir dentro del proyecto que gestiona.  Pero un buen mánager no se limita a ampliar su red de contactos, sino que anima a los miembros de su equipo a hacer lo mismo.

Naturalmente, estos tres problemas con sus tres soluciones son situaciones que aunque puedan parecer obvias no las conocen todos los managers. Sin embargo, estos son los tres imperativos que debe cumplir un buen manager porque son la base para ser un gestor eficaz.

En el centro de negocios MC4 le aseguramos que una vez que aprende esta lección, llevará su trabajo diario de una manera diferente.  Para cada nueva tarea, para cada problema inesperado, le invitamos a que se pare un momento se pregunte: ¿cómo puedo usar esto para generar la confianza?, ¿cómo construyo la confianza para que el equipo salga fortalecido ante esta crisis?, ¿cómo amplio la red de contactos?

 

 

Escribe un comentario