L - J: 09:00 - 20:00 | V: 9:00-18:00
info@mc4.es
91 441 7799

Actualidad

Centro de negocios en Madrid y domiciliación de sociedades

Paren el mundo que me quiero bajar

sala de reuniones en madrid

Esta frase que gritaba Mafalda, la hemos vociferado muchos en muchas ocasiones. Cuando sentimos que los problemas nos sobrepasan. Nos sentimos acorralados por un sinfín de frentes: el trabajo, la empresa, el banco. Todos sabemos que resulta prácticamente imposible encontrar ese remanso de paz donde todo está equilibrado. Siendo francos: todos debemos convivir con los problemas. Sin conflicto no hay avance y el cambio aparece en nuestra vida disfrazado de adversidad. En otras palabras, es mejor no bajarse del mundo porque las dificultades nos ayudan a crecer.

¡Qué bonita y qué racional es esa afirmación! Pero ¿cuántos de nosotros ven los problemas como oportunidades de valor? Resulta que la racionalidad y las emociones no tienen porqué casar.  Que levante la mano quien no se enfurruñe cuando recibimos un burofax que augura un contratiempo. Es más, a veces los problemas se presentan en todos los frentes y nos asfixiamos con tantas dificultades.  Bueno, pues para estos momentos hemos escrito este artículo para que seas capaz de aislarte ante tanto problema, encontrar la paz y coger las fuerzas necesarias para encuadrar tu situación de una forma más sana. ¿Cómo? Con píldoras multivitamínicas personales

Las píldoras multivitamínicas personales son situaciones o espacios que nos recargan las pilas. Todos necesitamos nuestras píldoras multivitamínicas personales porque todos necesitamos conectar con nuestra serenidad interior y lo mejor de este remedio es que hay de diferentes tipos. Veamos algunas:

  1. Amistades mutivitamínicas.  Para muchos resulta obvio y no hace falta remitirnos a un estudio de la prestigiosa Universidad de Oxford, pero para hacer más relevante nuestra afirmación nos apoyamos en este estudio que reveló que la amistad genera endorfinas, un neurotransmisor que nos ayuda a que la vida sea más fácil. Por eso establecer relaciones estrechas con amigos puede generar reacciones en el cuerpo y la mente un bienestar, incluso más fuertes que la propia morfina. Aquí, en las amistades multivitamínica quedan totalmente excluidas las amistades tóxicas. ¡Antes de bajarte del mundo, busca a tus amigos multivitamina!
  2. Aficiones mutivitamínicas. Practicar deporte es una alternativa multivitamínica perfecta a la de los amigos. Hacer deporte produce muchísima energía o también si quieres llamar a esa energía: adrenalina, endorfina y serotonina. Pero no hace falta desfogarse haciendo triatlón. Podemos hacer otras aficiones multivitamínicas que ayudan a dejar la mente en blanco como son los trabajos manuales: coser,  cocinar, cuidar el jardín, etc. Son actividades en las que la mente se  focaliza en la acción y no en las preocupaciones.  Así que si después de practicar tu afición multivitamínica no te asombres si el reencuadre de tus problemas es distinto.
  3. Espacios mutivitamínicas. Aquí el mejor espacio es la naturaleza. Así que prueba a escaparte al mar, a la montaña o a un parque para recuperar la cargar tus pilas. Pero no sólo se puede recurrir a la naturaleza, por ejemplo las personas religiosas pueden encontrar refugio en un templo. En definitiva, cualquier espacio con tu música, una lectura especial, pero algo que sea únicamente tuyo, y que te abstraiga de los problemas, quizá tu encuentres tu lugar perfecto en tu despacho.

En resumen, los problemas forman parte del crecimiento personal, sin embargo para conseguir reencuadrar las situaciones problemáticas y encontrar una solución a nuestros quebraderos, necesitamos “atiborrarnos de píldoras multivitamíncas”. Es decir necesitamos refugiarnos en buenos amigos, cultivar las aficiones o refugiarnos es espacios que nos ayuden a conectar con nuestro interior.  Se trata de conocer los nuestros y de luchar contra la adversidad para sanarnos y resolver los problemas o por lo menos reencuadrarlos. ¿Cuáles son las tus píldoras multivitamínicas?

Escribe un comentario