L - J: 09:00 - 20:00 | V: 9:00-18:00
info@mc4.es
91 441 7799

Actualidad

Centro de negocios en Madrid y domiciliación de sociedades

Para reducir el endeudamiento empresarial tiene que ser más tortuga y menos tigre

///
Comentario0
/
Categorías

Las tortugas marinas son unos animales feos, lentos  e anodinos. Sin embargo, las tortugas pueden vivir muchos años porque tienen una gran capacidad de estrategia de resistencia: se adaptan a la comida porque tienen una dieta variada, se camuflan dentro del entorno y si las circunstancias ambientales les son adversas hibernan dentro de su caparazón que no es otra cosa más que un casa blindada.

En comparación los tigres tienen mucha fuerza, son bellos y tienen la capacidad de correr a gran velocidad para cazar presas. Sin embargo, si viene una época de sequía y las presas escasean o si los tigres envejecen y pierden su habilidad de cazadores, la muerte se los lleva. No tienen una segunda oportunidad.

Por eso si usted tiene una empresa, es mejor ser tortuga que tigre. Porque la vida está llena de incertidumbre y existe la misma probabilidad de que sucedan cosas buenas, que malas. Nunca se sabe cuándo la suerte dirá que se acabó su negocio. Así la virtud de adaptación es una virtud que puede salvar, literalmente, la vida de su proyecto empresarial. El hecho de tener capacidad para adaptarse a las circunstancias puede significar la diferencia entre el cese de negocio o el crecimiento.

Claro que la flexibilidad de las tortugas tiene un precio: el caparazón es muy pesado y si la tortuga se librase de él incrementaría su velocidad. Sin embargo, quedaría indefensa a los depredadores, a los cambios climáticos y moriría. Lo mismo ocurre con las empresas que estimando unas ganancias mayores a corto plazo aumentan el apalancamiento, es decir su capacidad de recuperación, lo que puede implicar la aniquilación de lo negocio.

En el mundo de la empresa, el apalancamiento es la relación entre el dinero prestado (crédito) y los fondos propios (capital de los accionistas) en una operación financiera. Reducir los fondos propios significa lograr más beneficios a corto plazo, pero también aumento los riesgos de la operación porque supone mayor inflexibilidad e incapacidad de atender los pagos por insolvencia. Por lo tanto, la flexibilidad, que puede hacer que una empresa permanezca abierta por más tiempo, tiene un precio. Pero aumentar el apalancamiento parece muy atractivo para las compañías que quieren aumentar sus ingresos a corto plazo, ahora bien, esta decisión aumenta la fragilidad de cualquier empresa. A mayor endeudamiento, menor capacidad de reacción ante las adversidades.

La capacidad de reacción resulta proporcional a la preparación para lo inesperado. Por lo que cuanto mayores sean las reservas de liquidez de una empresa, menores sean sus deudas con acreedores financieros puede suponer. Puede que nunca necesite un caparazón, pero le alegrará saber que cuenta con él cuando vengan mal dadas en el mercado.

Por lo tanto, recapitulando lo que hace que una empresa tenga capacidad de recuperación es:

  1. Disminución de la deuda y minimizar los costes de funcionamiento y fijos. En este aspecto, el centro de negocios MC4 le ofrece despachos sin los gastos que un alquiler tradicional representa y con toda la flexibilidad de permanencia, además el alquiler incluye los gastos fijos de suministros, internet, seguros… Es una buena opción de reducir su apalancamiento.
  2. Aumente sus reservas de liquidez para contratiempos.
  3. Cuente con personal polifacético, que sea capaz de solucionar cualquier imprevisto.

En definitiva, aunque sabemos que los tigres son depredadores veloces, no están preparados para las adversidades. Aunque, la capacidad de resistencia  no es muy atractiva para los beneficios a corto plazo, gracias a ella conseguirá como las tortugas se capaz de resistir cualquier contrariedad.

Escribe un comentario